Logotipo Capital Auditors
¿Hablamos?

¿Qué es el pool bancario y porqué deberías saberlo?

¿Qué es el pool bancario y porqué deberías saberlo?

Seguramente habrás escuchado en algún momento que, antes de otorgar un préstamo, los bancos investigan muy bien el perfil de quien lo solicita. Y no es para menos; aunque dentro de ellos y sus plataformas se alojen enormes sumas, prestar una parte de ellas conlleva un riesgo. Para dar garantías de cumplimiento, las empresas deben presentar algo que se conoce como pool bancario.

El término suena bastante coloquial y hasta divertido, pero tiene un significado muy serio. Hablamos de una especie de carta de presentación en la que las empresas deben ser lo más sinceras posible. Por medio de un pool bancario, una entidad puede tomar o no la decisión de otorgar un préstamo, crédito u otra forma de financiación. ¿Quieres saber más? En Capital Auditors te explicamos.

¿Qué es el pool bancario?

De forma simple, un pool bancario es un informe financiero que detalla todos los productos de financiación a los que esté sujeta una empresa. Puede presentarse tanto de forma física (en papel) o digital; lo importante es que contenga información precisa y real sobre los préstamos que ha solicitado una determinada compañía. Esto no solo implica instituciones bancarias, sino todas las operaciones de crédito externo.

Las entidades financieras que se encargan de proporcionar financiación a entes externos solicitan el pool bancario como un requisito. La razón es bastante obvia: este informe es una ventana al estado de las finanzas y el nivel de compromiso de la empresa. Su contenido es útil para evaluar el riesgo de conceder un crédito a una persona jurídica o determinar las condiciones de ello.

¿Qué información debe contener un pool bancario?

Ahora bien, ¿qué datos específicos no deberían faltar en un pool bancario? Como es de esperar, este informe debe contener información financiera real y completa. Por tanto, lo primero que debe especificar es el nombre de la entidad a la que se solicitó financiación previamente junto con otros datos; entre ellos, el tipo de crédito solicitado, fecha de solicitud, monto concedido, plazos de amortización, saldo pendiente, entre otros.

Los expertos en el tema también recomiendan adjuntar los últimos recibos de cada producto financiero disfrutado o en proceso. Si no están a la mano, la empresa en cuestión podría solicitar a cada entidad un certificado que deje evidencia de la deuda pendiente. De este modo, el banco puede evaluar la solvencia empresarial y considerar sus próximas decisiones.

La banca puede verificar la información presentada en el pool bancario

A pesar de todo lo expresado hasta ahora, hay una realidad que muchos ya saben o sea imaginan: los bancos no dependen del pool bancario. Estas entidades son tan poderosas que tienen otras vías por las cuales obtener información sobre las personas y empresas que solicitan financiación. Entre ellas, la Central de Riesgos del Banco de España (CIRBE).

Y a propósito de ello, la CIRBE es una base de datos en la que se alojan los riesgos que las entidades de crédito asumen con sus clientes; todos estos compromisos se registran a partir de los 6.000 euros. Es decir, estas pueden confirmar todos los datos presentados por una empresa en un pool financiero accediendo a ella. Aunque aloja información de instituciones públicas, su carácter es netamente confidencial.

¿Por qué es importante para los empresarios?

Dicho esto, ¿por qué exigen entonces el pool bancario a sus potenciales clientes? Pues bien, en primera instancia, como una prueba de honestidad y una forma de cumplir el protocolo de parte del solicitante. Bajo esta misma premisa, el documento puede servir como una referencia para detectar, evaluar y tomar acciones en caso de inconsistencias.

Asimismo, un pool bancario es útil a las entidades bancarias porque pueden ampliar los datos hallados a través de su propia investigación. En resumidas cuentas, este informe financiero permite a los bancos conocer mejor a las personas jurídicas; pero incluso para estas últimas, pues también funciona como una herramienta para mantener al día tu información financiera.

Elaborar un pool financiero no debería ser demasiado complejo si hemos llevado de forma transparente y legal la contabilidad de nuestra empresa. Quizás lo más importante es ser lo más sinceros posible al mostrar los pasivos con las entidades financieras. De este modo, los datos de la CIRBE y el pool bancario tienen más probabilidad de coincidir y así podremos dar la mejor impresión al banco. 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.